Puerto de San Juan: un estudio de caso en innovación de seguridad portuaria

Por Melissa Odegaard18 septiembre 2018

Treinta y seis horas después de que el huracán María azotara a Puerto Rico, el puerto de San Juan volvió a funcionar y escaneó la carga de socorro que llegaba cuando llegó. Ahora, casi un año después de la tormenta histórica, San Juan sigue siendo uno de los puertos más seguros y eficientes del mundo, al escanear y adjudicar embarques de carga a una velocidad sin precedentes, con tiempos de espera similares a detenerse en un semáforo. Fue el primer y único puerto en el hemisferio occidental que escaneó casi el 100 por ciento de la carga en contenedores entrante (no se escanea la carga a granel no contenedorizada). A la vanguardia de la recolección de datos integrados de seguridad portuaria y el aumento exponencial de la cantidad de carga escaneada, el Puerto de San Juan ha revolucionado la seguridad portuaria.

Las operaciones de seguridad a menudo se consideran una causa del tráfico de carga respaldado en cualquier puerto. La inevitable demora que entraña la inspección aduanera manual junto con la detección de narcóticos, armas, sustancias radiológicas y otros productos prohibidos crea un cuello de botella que altera las operaciones del puerto. Independientemente del entorno, aumentan las presiones para mover la carga útil lo más rápido posible a través de la detección de seguridad y, a la vez, lograr una rentabilidad. Sin embargo, el aumento del volumen, cuando se combina con estas presiones, deja a la mayoría de los puertos escaneando con éxito menos del 10 por ciento de toda la carga entrante.

La Ley de Puerto Seguro de Estados Unidos de 2006 requirió un escrutinio del 100 por ciento de todos los contenedores de carga entrantes de los EE. UU. Además, el gobierno de Puerto Rico deseaba, como isla, prohibir efectivamente el contrabando de armas, drogas y otros contrabando a Puerto Rico. En respuesta a la Ley de Puerto Seguro y al deseo de reducir el flujo de contrabando en la isla, Puerto Rico implementó una regulación que permite hasta el 100 por ciento de escaneo mediante sistemas de Inspección No Intrusiva (de imágenes) en el Puerto de San Juan. Había llegado el momento de una revisión masiva del sistema de seguridad del puerto.
En el momento de la Safe Port Act, la industria consideraba que la regla era una hazaña imposible; la Autoridad Portuaria de Puerto Rico (PRPA), encargada de la seguridad portuaria, y la Hacienda, responsable por los impuestos y aranceles, no estaban preparadas para escanear el 100% del volumen masivo de mercancías que pasan por San Juan. El puerto es, después de todo, el puerto más activo del Caribe, con más de un millón de TEU (equivalente a 20 pies) que pasa por sus ocho terminales de carga y 500,000 pies cuadrados en un año determinado. Para que un programa funcione rápidamente y sin entorpecer el tráfico de carga, el PRPA eligió S2 Global para desarrollar una estrategia de escaneo de sopa a nueces que cubría cada paso del proceso, desde el personal hasta el mantenimiento. Una vez que estuvo en funcionamiento, este sistema completamente integrado escaneó más contenedores en un mes de lo que se había escaneado previamente en un año entero.
Al considerar las necesidades específicas del puerto, la operación de S2 Global pudo integrar a la perfección su nuevo sistema de escaneo en el proceso aduanero de Puerto Rico. Con el fin de simplificar el proceso de escaneo, los contenedores se escanean en el punto de control de despliegue del camión, en lugar de inspeccionarse manualmente a medida que se descargan de un barco. Antes de salir del puerto, cada camión conduce a través del Rapiscan Eagle M45, un sistema flexible de rayos X que escanea el contenido del contenedor y el eje del camión en menos de 60 segundos. Las ráfagas de rayos X de este punto de control pueden alcanzarse a través de contenedores de acero, produciendo una imagen con suficiente especificidad para ayudar al analista a verificar el contenido del contenedor.
El Puerto de San Juan fue pionero en la integración de datos de logística e imágenes de inspección con adjudicación y sistemas automatizados, como el control de acceso. Los datos de logística llegan 24 horas antes del envío al lector de contenedores y se combinan con la imagen escaneada en el punto de control. Mientras tanto, los analistas de imágenes se enfocan en adjudicar los contenidos al manifiesto. Los datos se comparten instantáneamente con las agencias de cumplimiento de la ley y cumplimiento de la ley de Puerto Rico. Este proceso centralizado permite el análisis de discrepancias en tiempo real, de modo que cualquier anomalía puede marcarse para una inspección adicional por parte de las autoridades. La aplicación de la tecnología de escaneo móvil en el puerto, junto con la integración de datos en tiempo real, minimiza la interferencia con el flujo de tráfico de carga.

La operación llave en mano desarrolló un verdadero comando y control en las operaciones de seguridad que resultó en un proceso gestionado aún más eficientemente. La última prueba de esta gestión llegó en septiembre de 2016, con la llegada del huracán María. Cuando el huracán causó estragos en la isla, la cadena de suministro del puerto se vio obstaculizada por el cuello de botella de la infraestructura. Sin un sistema de escaneo en funcionamiento, el alivio que llega rápidamente no podría ser implementado sin ignorar las preocupaciones de seguridad.

A través de la dedicación y el arduo trabajo del personal de S2, el puerto reanudó las operaciones en sus puntos de control usando la energía del generador solo 36 horas después de la tormenta. Con el proceso totalmente integrado de nuevo en su lugar, S2 examinó cerca del 100 por ciento de la carga en contenedores de manera efectiva y eficiente, y los suministros de socorro llegaron a las personas que esperaban en Puerto Rico.

Las operaciones de seguridad en el puerto de San Juan después del huracán María muestran una mejora decisiva en la seguridad portuaria que tiene implicaciones más allá de los tiempos de crisis. La clave es enfatizar la calidad de los datos tanto como el volumen de bienes que se mueven a través del proceso de seguridad. Es fundamental que los analistas traigan una perspectiva más completa, recopilando datos relevantes y valiosos de múltiples fuentes para llevar a cabo evaluaciones de seguridad específicas. San Juan muestra que esos datos de alta calidad se pueden recopilar y almacenar a un ritmo rápido, cinco veces más rápido que el promedio de la industria, y por lo tanto la calidad del escaneo ya no se produce a costa de la cantidad de carga escaneada.

Esto revela un punto importante sobre el futuro de la seguridad portuaria: la síntesis de los datos generados por múltiples fuentes y las reglas comerciales específicas de la aplicación brinda la oportunidad de automatizar procesos manuales y controlar flujos específicos. La disponibilidad de información más detallada facilita la toma de decisiones cruciales, como la implementación más efectiva del personal y el uso apropiado de la automatización. Al acumular información en una plataforma, los datos pueden agregarse y analizarse, en lugar de verificarse una vez y olvidarse. Este enfoque admite colaboración mejorada, con datos generados internamente y desde servicios externos que crean un bucle de inteligencia para compartir entre equipos y redes.
El Puerto de San Juan se ha convertido en un caso de estudio en innovación de seguridad portuaria. Cada puerto, sin importar cuán grande o pequeño sea, puede implementar cerca del 100 por ciento de las inspecciones de carga en contenedores, con tiempo y costo de manera eficiente, y todo mientras acumula datos valiosos en una plataforma integrada. A medida que más puertos sigan el ejemplo al modernizar su enfoque de seguridad, el resultado será un proceso de selección más eficiente y exitoso, conformado por decisiones que están basadas en datos integrados e intensos.





Categorías: Puertos, Seguridad Maritima, Seguridad portuaria